Bienestar

Los cannabinoides y su vagina: aquí está el 411 en los supositorios de cannabis


La palabra supositorio puede sonar intimidante, pero no te preocupes. Usarlos es mucho menos complicado de lo que piensas. En general, un supositorio es una forma sólida de medicamento de dosis controlada que se puede insertar por vía rectal o vaginal. Cuando se disuelve, el medicamento se absorbe rápidamente directamente en el torrente sanguíneo para proporcionar efectos sistémicos y locales. Los supositorios se han vuelto populares para aquellos que no pueden o no se sienten cómodos tomando medicamentos por vía oral, o que necesitan un alivio más rápido de lo que permite una píldora. Y lo mismo puede decirse de los consumidores de cannabis que desean experimentar el efecto terapéutico de la planta (en este caso para la inflamación de la tensión muscular y el dolor), pero no quieren ingerirlo ni fumarlo. Si bien puede parecer poco convencional, las mujeres han encontrado un alivio natural con los supositorios infundidos con cannabis, y no, no te elevarán a ti ni a tu vagina.

Si todavía está buscando alivio y quiere deshacerse de los efectos secundarios negativos de la mayoría de los tratamientos convencionales, los supositorios infundidos con cannabis pueden ser una opción viable para hacer el trabajo. Dicho esto, asegúrese de consultar a su médico personal antes de realizar cualquier cambio en su medicamento habitual.

¿Qué son y cómo funcionan?

Los supositorios de cannabis se ven y funcionan de manera similar a cualquier supositorio ordinario, excepto, por supuesto, que se les ha infundido cannabis. Estos cilindros medicinales y solubles están diseñados para calmar los músculos alrededor de los ovarios, el cuello uterino y el útero, lo que alivia eficazmente la tensión muscular, la inflamación y el dolor, todo sin causar un "subidón". Cuando se insertan por vía vaginal, los compuestos químicos que incluyen los cannabinoides THC (tetrahidrocannabinol) y CBD (cannabidiol) se derriten y liberan sus propios efectos únicos en su cuerpo. Sin embargo, el cuerpo no procesa el THC de la misma manera que lo haría cuando se ingiere o se fuma.

Cuando se ingiere cannabis, el THC viaja a través del hígado hasta el cerebro, lo que induce efectos de alerta mental. Cuando se fuma cannabis, el THC viaja a través de los pulmones hasta las vellosidades y luego al hígado. En el caso de la aplicación vaginal, el THC se libera en el torrente sanguíneo y evita el metabolismo de primer paso, que convierte el THC en 11-hidroxi-THC, una molécula mucho más psicoactiva que el THC (también conocido como delta 9-THC). En lugar de causar una sensación elevada, los efectos psicoactivos del THC penetran esencialmente, dejando solo los efectos medicinales del CBD en el torrente sanguíneo, que generalmente comienzan en 30 a 60 minutos.

Los cannabinoides y tu vagina

Si ha incursionado en el cannabis antes, entonces puede estar familiarizado con el sistema endocannabinoide (ECS), un sistema biológico lleno de toneladas de receptores de cannabinoides (CB) que ayudan a regular una serie de funciones corporales importantes, como el estado de ánimo, el apetito, el dolor, y movimiento. Sin embargo, es importante tener en cuenta que las mujeres también tienen receptores CB distribuidos en todo su sistema reproductivo. El ECS y el sistema reproductivo desempeñan un papel vital en la forma en que las mujeres experimentan alivio, placer y dolor a diario.

Sin embargo, esta no es necesariamente información nueva, ya que los medicamentos a base de cannabis se usaron con frecuencia para promover la salud de las mujeres a lo largo de la historia, y muy rara vez se administraron por vía oral. Estos primeros tratamientos ginecológicos utilizaron cannabis y aplicaciones alternativas del medicamento, lo que demuestra cómo los receptores cannabinoides esenciales en la vagina pueden disminuir significativamente el dolor.

No es que todos estemos comenzando a comprender la relación entre el cannabis y la salud de las mujeres, es que ahora es menos tabú hablar de eso. Existen receptores cannabinoides no solo en el útero y la vagina, sino también en las trompas de Falopio, los ovarios y la vulva. Y, los cannabinoides como el CBD proporcionan efectos terapéuticos al unirse a los receptores en la vagina, donde se ejerce el control en los músculos, las glándulas, la secreción de hormonas, las células inmunes y los nervios.

¿Para qué se usan?

# 1 endometriosis

La endometriosis se caracteriza como una condición en la cual el revestimiento uterino crece fuera del útero, causando dolor severo en el cuerpo. Y eso es un eufemismo. Si bien hay tratamientos quirúrgicos disponibles, también hay tratamientos más naturales y quizás más rentables para probar. Debido a que los supositorios de cannabis se pueden insertar por vía vaginal, se dirigen al dolor pélvico y vaginal en el sitio. El CBD ayuda al dolor difunto a través de su interacción con los receptores CB1, permitiendo más espacio para el alivio del dolor crónico.

# 2 Vulvodinia (Vulva dolorosa) o Dispareunia (Relaciones sexuales dolorosas)

Si eres alguien que sufre de dispareunia o vulvodinia, el sexo puede ser difícil. Se dice que casi el 75% de las mujeres experimentarán dolor durante las relaciones sexuales en algún momento de sus vidas, ya sea a corto o largo plazo. Pero el placer nunca debe ser doloroso. Con la vulva que contiene receptores cannabinoides propios, los supositorios de cannabis ofrecen un alivio rápido en el área pélvica, ya que se enfoca en puntos específicos de dolor en la vulva, haciéndote sentir cómoda y relajada sin afectar negativamente tu estado de ánimo o tu capacidad para funcionar.

# 3 PMS y calambres menstruales

Aunque el síndrome premenstrual y los calambres menstruales son comunes, también son bastante debilitantes. Si bien algunos dolores y molestias se pueden aliviar con medicamentos recetados o de venta libre, a veces eso no es suficiente. Afortunadamente, el cannabis también puede satisfacer esa necesidad. La vagina en sí es extremadamente porosa, lo que la convierte en uno de los lugares más fáciles para absorber los medicamentos. Las propiedades antiinflamatorias del CBD no solo funcionan para aliviar la tensión, sino que al mismo tiempo crean relajación y calma en todo el cuerpo. Esto ofrece un alivio intenso cuando más lo necesitas.

Se acerca más investigación

El cannabis es una planta compleja con una historia cultural complicada. Afortunadamente, con el aumento de la legalización del cannabis y la aceptación pública, el consumo de cannabis como parte de su rutina de salud y bienestar se está volviendo más común (y mejor investigado). Usar cannabinoides por vía vaginal es una experiencia personal. Sin embargo, la única forma segura de saber si vale la pena agregar supositorios de cannabis a su arsenal de cuidado vaginal es probarlos usted mismo. Aquí hay algunas cosas para recordar:

  • Los supositorios de cannabis se derriten bastante rápido cuando entran en contacto con la piel cálida. Para preservar su uso, colóquelos en el congelador hasta que esté listo para medicar.
  • Acuéstese en posición horizontal durante la inserción para evitar fugas y espere al menos 15 a 30 minutos después de comenzar su día.
  • Para sus primeras veces, use supositorios de cannabis por la noche para ayudar a medir cualquier efecto potencial antes de usarlos durante el día.
  • Siéntase libre de anotar cualquier nota sobre sus experiencias para identificar qué funciona mejor para usted.

FYI: Estas dos mujeres están luchando contra el estigma contra el cannabis con educación.